El Papa Francisco pide una vez más el cese del conflicto en Ucrania: «Paren la crueldad salvaje de la guerra»

Al terminar la Audiencia General, el Santo Padre saludó a los niños ucranianos acogidos por dos asociaciones creadas tras la catástrofe de Chernóbil y por la Embajada de Ucrania

ctv-c4p-papa-nios-ucrania

El Papa Francisco ha vuelto este miércoles, 30 de marzo, ha lanzar un nuevo llamamiento para que cese “esta monstruosidad de la guerra”en Ucrania y ha invitado, al final de la Audiencia General, a un grupo de refugiados ucranianos a que se hicieran una foto con él en el palco del aula Pablo VI.

Al concluir la Audiencia, Francisco ha querido enviar un “especial saludo” a los niños ucranianos que han sido acogidos por la Fundación italiana “Aiutiamoli a vivere”, por la asociación “Puer”, con la colaboración de la Embajada de Ucrania ante la Santa Sede, tras el estallido de la guerra en el país el pasado 24 de febrero.

Con este saludo a los niños volvemos también a pensar en esta monstruosidad de la guerra y renovamos las oraciones para que se detenga esta crueldad salvaje que es la guerra”, afirmó el Santo Padre. “En este último tramo del camino cuaresmal, miremos a la Cruz de Cristo, máxima expresión del amor de Dios, y esforcémonos por estar siempre cerca de los que sufren, de los que están solos, de los débiles que sufren violencia y no tienen quien los defienda”, agregó Francisco.

También esta Audiencia General sirvió al Santo Padre para lanzar un nuevo llamamiento contra la “monstruosidad de la guerra” y para “renovar las oraciones para que se detenga esta crueldad salvaje que es la guerra”.

La catequesis del Santo Padre

Antes del saludo a los niños ucranianos, el Santo Padre continuó con su ciclo de catequesis sobre el sentido y el valor de la vejez y reflexionó en el “tierneo cuadro pintado por el evangelista San Lucas, que llama a escena a dos figuras ancianas, Simeón y Ana”. El Pontífice destacó la enseñanza “de estas dos figuras de ancianos llenos de vitalidad espiritual” que permite aprender que la “fidelidad de la espera afina los sentidos”.

Asimismo, el Santo Padre reconoció también que “en la vida real podemos observar con gratitud conmovida, muchos jóvenes capaces de honrar hasta el fondo esta fraternidad. Pero precisamente aquí está el problema: existe un descarte, un descarte culpable, entre el testimonio de esta savia vital de la ternura social y el conformismo que impone a la juventud contarse a sí misma de una forma completamente diferente”.

ctv-hdz-papa-audiencia

Su próximo viaje a Malta

Antes de concluir la Audiencia General, el Papa aprovechó también la ocasión para recordar que el próximo sábado, 2 de abril, viajará a Malta para “ser peregrino tras las huellas del apóstol Pablo, que fue acogido allí con gran humanidad tras naufragar en el mar de camino a Roma”.

“Este Viaje Apostólico será, por tanto, una oportunidad para ir a la fuente del anuncio del Evangelio, para conocer de primera mano una comunidad cristiana con una historia vibrante que se remonta a miles de años, para conocer a los habitantes de un país que se encuentra en el centro del Mediterráneo y en el sur del continente europeo, que hoy está aún más comprometido con la acogida de tantos hermanos y hermanas que buscan refugio”, concluyó el Papa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.